Buscar esta página

lunes, 10 de octubre de 2011

NO TENEMOS VIDA SEXUAL EN PAREJA

ESTOY CASADO CON MI ESPOSA HACE DOS AÑOS. DURANTE EL NOVIAZGO NUNCA TUVIMOS SEXO, Y UNA VEZ CASADOS, INTENTAMOS REPETIDAS VECES TENER RELACIONES Y NO LO LOGRAMOS. AL PRINCIPIO YO NO LOGRABA MANTENER LA ERECCIÓN, DESPUÉS ELLA ERA LA QUE NO SENTÍA NADA. A PESAR DE DE TODO, EN UNO DE ESOS INTENTOS ELLA QUEDÓ EMBARAZADA. AHORA ESTAMOS FELICES CON EL BEBÉ, PERO NO TENEMOS VIDA SEXUAL. ¿CÓMO PODEMOS SUPERARLO?

La educación y percepción sexual no siempre es igual y equitativa en todas las personas. Existen individuos que viven su sexualidad, ya sea de manera conservadora, liberar, o alguna combinación de ambas. Llama la atención el porqué durante el noviazgo no tuvieron relaciones sexuales. Los casos más comunes de parejas que deciden la abstinencia sexual durante el noviazgo son la educación restrictiva religiosa o culpígena, en donde el coito antes del matrimonio es sinónimo de pecado o de un acto maligno. Crecer aprendiendo los conceptos de sexualidad de esta manera hace que muchos decidan esperar al matrimonio con el fin de tener un balance emocional y mental que los deje libres de “culpa” por contradecir la educación y creencias otorgadas.
Por otro lado, si revisamos el punto contrario de la educación, en donde la sexualidad se permite expresarla con fines placenteros, podemos decir que “el sexo” prematrimonial ayuda a conocer los estímulos eróticos, no eróticos y la compatibilidad sexual en la pareja para tiempos posteriores. Esta manera de vivir la sexualidad, para muchos es mejor que la conservadora, ya que se previene cualquier tipo de contratiempo no aprendido durante el conocimiento de la pareja.
Las erecciones no satisfactorias y la falta de sensibilidad vaginal son dos experiencias comunes al inicio de la vida sexual activa. Por fortuna también son fáciles de combatir. La mejor estrategia de saber qué es lo que pasa, es comunicándolo a la pareja, y exteriorizar las inquietudes y preocupaciones que esto les causa. De esta manera iniciarán el conocimiento sexual de ambos.
Finalmente el objetivo de tener una vida sexual activa es obtener placer erótico con la confianza de que tu pareja es la mejor persona que puede saber cómo y donde estimularte. Definitivamente la vía más óptima, es platicándolo. No debe existir vergüenza al pedir placer a la pareja, ni pensar que es algo malo, o que pensará que no eres bueno en la cama. Al contrario, exponer tus inquietudes puede ser la llave para aumentar tu creatividad sexual y experimentar una sexualidad sana, divertida y sumamente placentera.
El hecho de que sean padres no es ningún impedimento para que continúen con su vida sexual. Recuerda que antes de ser padres, fueron una pareja con proyectos e ideales, lo cual no tiene porque concluir.
Superar esta etapa de “estancamiento sexual” no es tan difícil como lo ves ahora. Prácticamente es una cuestión de convencimiento y actitud. Después de platicar ¡todo! con tu pareja, una buena opción sería buscar en la literatura las variantes que pueden usar como práctica en sus encuentros eróticos, o acudir a asistencia profesional para obtener la orientación más correcta posible.
Mucha suerte.
--> Leer más...

sábado, 1 de octubre de 2011

Problemas de erección en la primer cita

HACE TIEMPO QUE TENGO ESTE PROBLEMA: SIEMPRE QUE PRETENDO TENER SEXO POR PRIMERA VEZ CON UNA MUJER, NO LOGRO LA ERECCIÓN. EL PROBLEMA DESAPARECE CON EL TIEMPO Y LA CONFIANZA. ACABO DE TERMINAR UNA RELACIÓN DE SEIS AÑOS SIN PROBLEMAS, PERO CONOCÍ A UNA CHAVA ¡Y HE VUELTO A FALLAR! ¿QUÉ PUEDO HACER?

Evidentemente tu problema sucede cuando no conoces las características de la nueva pareja sexual. Esta situación es común, y se relaciona con la incertidumbre por saber si cumplirás las expectativas de la otra persona. Muy probablemente te sientas juzgado o valorado por ella, sin importar si esto es verdad.
Para un gran número de hombres, es un reto importante demostrar su desempeño sexual. Es un evento crucial. Algo así como cuando un sinodal examina a un alumno. Los nervios se hacen presentes, y el descontrol mental, erótico y emocional se evidencia.
Como puedes ver, la masculinidad es una dimensión bastante amenazante. Y para mantenerla, muchos hombres creen que deben desempeñar un papel erótico “perfecto” para ser aceptado sexualmente por una mujer.
Comúnmente se olvida que la mujer es también un ser sexuado, que al igual que el hombre, experimenta dudas e inseguridades con respecto a su sexualidad. En lugar de esto, la experiencia se vive como si el sexo femenino lo supiera todo en el tema del erotismo, y se le otorga un poder “fantaseado” donde quien esta sujeto al título sexual de “bueno” o “malo”, es el hombre.
Empieza por tratar de entenderlo. En general, las mujeres no juzgan. Si no que también experimentan y aprenden cuando se enfrentan a una nueva pareja sexual.
Tienes la ventaja de saber que tu respuesta sexual es completa y plena, solo que necesitas tiempo para poder expresarla. Comentas que con el paso del tiempo y ganando confianza el problema de erección disminuye hasta desaparecer, por lo que debes estar completamente seguro de que tu capacidad sexual esta al 100%.
La tarea sería transportar tu actividad erótica eficaz a las primeras citas con una nueva persona, e incrementar tu seguridad en cuanto a tu masculinidad.
Para lograr esto es esencial vivir las nuevas experiencias eróticas como algo natural, divertidas y placenteras, tratando de recibir y dar sensaciones plenas y novedosas con el fin de avanzar en tu vida sexual activa; en lugar de pensar si vas a fallar o no. Y recordar que para las mujeres lo más importante es la autenticidad y el buen trato, más que una erección rígida y duradera, por lo menos en la primer cita.
--> Leer más...

lunes, 26 de septiembre de 2011

FISTING

ENTREGA TU CORAZÓN ENVUELTO EN UN PUÑO

Para ti, ¿Cuáles serían los placeres más sencillos? ¿paseos por la playa al atardecer?, ¿el periódico del domingo en la cama?, ¿un masaje después del trabajo?, ¿la mano entera de alguien entrándote recto arriba hasta rozarte el intestino grueso?….por ejemplo.

El fisting, o sea, la práctica de introducir la mano y cerrarla dentro del recto, quizá no sea la primera cosa que te venga a la mente cuando piensas en tener un encuentro erótico, pero puede llegar a llenarte mucho. Porque lo cierto es que la confianza, la comunicación y el tiempo que se necesita para el fisting, tanto anal como vaginal, hacen de la intimidad una palabra mayúscula. Además de que para las mujeres que ponen el puño, es el único modo de estar literalmente dentro de su pareja.

Según la práctica del fisting la humanidad se divide en dos grupos: los que nunca han intentado y piensan: “¡auch, es un asco esto!”, y los que si lo han intentado y piensan: “¡woooow, que maravilla!”. El mejor modo de reconciliar ambas posturas es conocer y deshacer algunos de los mitos que circulan en torno a dicho acto, como por ejemplo las vaginas vencidas, la incontinencia urinaria y los súper puños que entran de una sin preámbulos. Para una práctica segura del fisting se requiere de una buena información. Podría empezar diciendo que en estos casos el tamaño SI importa, y puede que no todas las parejas logren llevarlo a cabo. Un buen ejemplo es el jugador de fútbol americano de casi dos metros de altura y su hermosa novia maestra de pilates de 45 kilos; ciertamente, es posible que no tengan una respuesta de fisting vaginal muy competente. Pero con un poco de práctica y paciencia, muchas parejas pueden convetir la exploración profunda anal y amorosa en parte integrante de su relación sexual.

Así es damas y caballeros, el fisting ha dejado de ser solo para las alimañas más desagradables.

Recomendaciones totales:

Existe el dolor bueno y el malo. Puede que al principio del fisting te parezca un asunto extraño e incómodo, pero al principio no tendria que hacerte soltar necesariamente un grito devastador, asi que en cuanto percibas la más mínima incomodidad, post pon el asunto.

Cero estimulantes: Las drogas y el alcohol disminuyen la capacidad de reaccionar ante los dolores y atontan la mente, o sea, te convierten en un imbécil. Si de verdad quieres llegar hasta el fondo del asunto, las dos partes tienen que estar en absoluta posesión de sus facultades mentales y físicas.

Prende las luces. Necesitas ver lo que estas haciendo para que no te vayas de paso o te quedes corto.

Quítate pulseras y anillos, no tengo que decirte porqué.

Córtate bien las uñas y las cutículas muy bien, si todavía puedes rascar con ellas es que todavía están largas.

Al menor signo de sangre detente, hay quienes dicen que es normal un poco de sangre, pero para que arriesgar tu culito. Si sigues sangrando y te duele después de un día, ve al médico.

Algunos expertos recomiendan no tener coito después de un fisting vaginal, ni tampoco penetración anal, un día nada mas. Esto con el fin de dar tiempo a que se cicatricen las posibles heridas durante el fisting.

Para las o los que reciben el puño, se trata de una experiencia que conlleva una gran vulnerabilidad física y psicológica, mientras que para los que ponen el puño es una demostración de poder. Puede ser escalofriantemente intenso para ambas partes, así que si no tienes una relación de pareja de confianza en que estas situaciones resulten incómodas, quizá prefieran darse por vencidos de entrada. Esto explica un poco el porque los sadomasoquistas practican bastante el fisting.

UTENSILIOS BÁSICOS

Guantes de goma: además de ayudarnos a prevenir posibles infecciones así como el contagio de enfermedades de transmisión sexual como consecuencia de pequeños desgarros o heridas, ya sea en las manos o en los tejidos internos, los guantes también contribuyen a facilitar una entrada y salidas fluidas. El látex es lo que mejor va, siempre y cuando no se sea alérgico a él. Si este es tu caso, puedes optar por otro material sintético. Para el fisting vaginal, utiliza guantes sin talco porque éste puede resultar irritante y además se ha relacionado con el cáncer de útero.

Suspensión (puede ser opcional): a muchos receptores del fisting anal les gusta servirse de algún tipo de artefacto (arnés o hamaca), eslingas colgadas del techo o estribos para una postura que facilite la exposición (intenta mantenerte inmóvil durante una hora con un puño en el trasero y verás). Si no tienes presupuesto para adquirir artículos para el bondage, puedes usar unas almohadas.

Lubricación. Súper importante. Preferentemente con dosificador para poder proceder a una práctica y rápida aplicación con una sola mano. Y ten también a mano un poco de agua para agilizar los lubricantes espesos. Utiliza preferentemente un lubricante hecho a base de agua o silicon, porque el aceite suele degradar el látex y los de petróleo pueden dañar las mucosas internas.

Recuerda, la buena comunicación, los buenos cuidados y la confianza nos ayudan a llevar una sexualidad sana y responsable.
--> Leer más...

domingo, 25 de septiembre de 2011

JUGUETES SEXUALES

A pesar de ser objetos con una historia de más de 2,500 años, en la actualidad los juguetes sexuales son motivo de un curioso interés que a todos nos asombra.
Los egipcios, griegos y romanos en sus tiempos utilizaban el mármol, madera y algunas piedras preciosas para darles formas fálicas y utilizarlos como un objeto sexual.
Los griegos fueron quienes popularizaron a los juguetes sexuales, dándoles el nombre Olisbos. En Italia renacentista se cambia el nombre a Dildo, probablemente por la palabra diletto, que significa “satisfacer”.
Tiempo después, por el siglo XIX se inventan los primeros vibradores, que se utilizaban para curar una supuesta enfermedad en las mujeres denominada hysteria, que significa “útero en sufrimiento”, con un cuadro clínico caracterizado por ansiedad, irritabilidad, fantasías sexuales, pesadez pélvica y lubricación vaginal. Como podemos ver, la respuesta sexual femenina era considerada una enfermedad, y su tratamiento, era un vibrador.
Con el paso del tiempo, la ciencia y los medios de comunicación nos han ayudado a acercarnos más a los procesos reales de los estímulos sexuales, dejando por un lado las creencias y mitos con respecto a la sexualidad.
Ahora reconocemos que el clítoris es un órgano cuya única función es brindar placer a la mujer. Sabemos que las fibras nerviosas que se encuentran en el glande, testículos, ano, labios mayores y menores, pezones y el cuerpo en general son fuente primordial para despertar la excitación en los seres humanos. Estamos convencidos que por medio de la piel, la vista, el olfato y el oído los estímulos eróticos pueden aumentar hasta el límite que queramos. Y lo mejor es que lo tenemos justificado científica y clínicamente, con bases de todo a todo.
Es tiempo de transición, por lo que no ha sido posible abarcar todas las mentes en el mundo, y todavía encontramos comunidades que están convencidas que el placer sexual es algo malo y pecaminoso, situación que mantiene vivos dichos mitos y creencias.
Lo cierto es que, los avances que estamos conociendo estos años con respecto a la sexualidad, nos permiten mayor aceptación a la gran diversidad y posibilidades que existen para gozar del mayor placer que puede tener el ser humano. Y paulatinamente va creciendo el número de personas que se atreven a experimentar algo más que el coito.
Los juguetes sexuales son solamente una de las muchas alternativas que existen en el mundo del erotismo, en donde el objetivo principal es hacer de la sexualidad un evento divertido y optimizar las aventuras y fantasías sexuales.
Pero ¿Para que utilizar un juguete sexual? Esta interrogante es común, ya que existen personas que afirman no necesitarlos. Si este es tu caso no te angusties, no es necesario utilizar productos eróticos en la vida para ser feliz. La situación es que la sexualidad es tan variada, que conocemos un sin fin de personas que quieren aumentar su creatividad en su vida sexual. Algo así como “poner sal y pimienta” a la comida.
Se han creado tres objetivos principales del uso de los juguetes sexuales:
1. Individual, para todos aquellos que quieran utilizarlos a solas, como método de sexo seguro, escenificar fantasías, optimizar el autoerotismo, estudiar su propio cuerpo y aprender a sentir placer.
2. En pareja, para aquellos que quieran tener nuevas experiencias con su pareja, prevenir la monotonía sexual, optimizar las relaciones sexuales, estudiar y conocer mejor los gustos y disgustos eróticos del otro y mejorar la comunicación entre ambos.
3. Ayudar a aquellas personas que presenten algunas disfunciones sexuales como disfunción eréctil, eyaculación precoz, deseo sexual bajo, anorgasmia, dificultad para obtener orgasmos, entre otras. Cabe mencionar que ninguno de estos productos es tratamiento, solo ayudan a que las disfunciones sean mas llevaderas y menos angustiantes. Actúan en el momento de la relación sexual y no resuelven síntomas de disfunción.
Se han ideado un sin fin de materiales, técnicas, formas y variedades de juguetes sexuales con fines placenteros. Tenemos a nuestro alcance una gama extensa de categorías tales como dildos, vibradores, multiorgásmicos, masturbadores, productos para estimulación del punto G, lubricantes, muñecos inflables, productos terapéuticos, afrodisíacos, películas eróticas y pornográficas, productos anales, anillos para el pene, arneses, bombas de vacío, juegos eróticos, productos de bondage, bormas sensuales, artículos gays y lésbicos, entre otros.
Sin duda, el cuerpo tiene todos los elementos para sentir placer, sin importar el nivel socioeconómico, razas, edad (adulta por supuesto), orientación sexual, creencias religiosas, etc. La mente, la educación y las costumbres, son lo que nos permite o nos limita a indagar en el mundo de la sexualidad.
Dependiendo si eres una persona conservadora o liberal, o una combinación de ambas, te atreverás a conocer o rechazar la variedad de los juguetes sexuales.
--> Leer más...

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Parejas swinger

TENGO VARIOS AÑOS DE CASADO Y NUESTRAS RELACIONES SEXUALES SON CADA VEZ MÁS ESPORÁDICAS. MI MUJER ME PROPONE DAR VARIEDAD MEDIANTE EL INTERCAMBIO DE PAREJAS. ¿QUÉ CONSECUENCIAS PUEDE TENER ESTO?

El intercambio de pareja, también denominado “swinger”, se ha convertido en un estilo de vida, el cual incluye un amplio rango de actividades sexuales que tienen como objetivo introducir experiencias nuevas entre tres o más personas con el consentimiento de la pareja.
Este tipo de actividades incluye desde ver a otros tener sexo, hasta que uno de los integrantes de la pareja (o ambos) tenga sexo con penetración con otra persona.
Este fenómeno puede ser visto como parte de una revolución sexual de las últimas décadas.
Se dice que existen más de 400 clubs “swingers” en Estados Unidos, y más de 600 en Europa. Por lo general, los intercambiadores se contactan por medio de revistas, anuncios personales, por Internet, o por “fiestas de intercambio”.
Las consecuencias de tomar la decisión para empezar a realizar este tipo de actividades dependen mucho de la educación sexual y la apertura de la pareja. No es lo mismo la percepción de dos personas conservadoras a dos personas liberales.
Lo primordial es la comunicación entre ustedes, dejando completamente claro cuales son sus objetivos e inquietudes, para posteriormente, no tener diferencias por las acciones del otro.
Por lo general las personas que acostumbran intercambiar parejas con éxito, son parejas bien consolidadas, que viven su dinámica de pareja con la completa confianza y seguridad de que el otro no va a cambiar la perspectiva de su relación actual.
Es frecuente que nazcan ideas raras, celos, inconformidades, angustias y complejos personales. Si esto sucede, es mejor tomarse un tiempo y arreglar esas diferencias que no les permitan actuar libremente en este estilo de vida.
Hay que tomar en cuenta que si se decide hacer de las prácticas “swinger” un acto constante, pueden nacer vínculos emocionales y/o sexuales con las otras parejas. Es muy difícil que una persona encuentre exactamente las mismas fuentes de placer en dos o tres diferentes personas. Si esto sucede, se necesita de una madurez mental para aceptar qué es lo que le gusta a tu pareja que tiene el otro y tú no. Por lo mismo, reitero, es crucial comunicarse todo antes de dar el primer paso.
También es importante saber que la monotonía sexual en pareja es un proceso completamente normal que casi todos sufren. En estos momentos es hora de actuar y aumentar la creatividad sexual. Una opción es experimentar con parejas nuevas, aunque ésta es solo una opción de la gran gama de variedades sexuales que existen, tales como juguetes sexuales, películas pornográficas, nuevas posiciones, nuevos lugares entre otros.
--> Leer más...

lunes, 12 de septiembre de 2011

Tips para estimular bien el clítoris y la vagina

Me gustaría saber cuales son las posturas que me recomiendas para estimular mejor el clítoris, y en general, algún consejo para que la penetración vaginal sea mas placentera.

Conocer a la perfección la anatomía de los órganos genitales femeninos es la mejor arma para saber cómo estimularlo y en que posiciones hacerlo.
En lo que se refiere al placer sexual, el clítoris es la parte más importante de la anatomía femenina. De hecho es su única función. Hay literatura que afirma que el clítoris posee dentro de él, aproximadamente 8 mil terminales nerviosas, la mayor concentración en el cuerpo humano.
El clítoris, al igual que el pene, aumenta de tamaño en el proceso de excitación. Se dice que el 80% de las mujeres necesitan de masaje clitoridiano para alcanzar un buen período de excitación y orgasmos.
Para estimularlo de manera óptima es importante saber donde está. El clítoris se localiza en la parte alta de la vulva, justo en la unión de ambos labios menores. Esta cubierto por su capucha y es posible que en estado de erección salga.
Para incitarlo basta con estímulos suaves, no son necesarios los estímulos fuertes. Hay que recordar que el glande aguanta mucha mas intensidad que el clítoris, por lo que no deben estimularse con la misma fuerza.
Hablando de posiciones, cualquiera puede ser buena, solo hay que tener el cuidado de que roces ya sea con tu pubis, tu muslo, tus manos, tus brazos o lo que se te ocurra, la zona clitoridiana. Una buena es la clásica “misionero” en donde tu mismo puedes penetrarla al mismo tiempo que rozas tus vellos púbicos con su clítoris. Por el contrario, la posición de “perrito” o “cuatro puntos” podría no ser la mejor, ya que el clítoris queda completamente fuera de cualquier contacto.
Ahora, en cuanto a la penetración vaginal debes saber que por si sola, no es la mejor vía para llevar al clímax a una mujer. Sabemos que solamente los primeros 3 – 5 centímetros de la cavidad vaginal contienen fibras sensitivas, más profundo no. Por lo que es trascendental que el hombre sepa que las penetraciones muy profundas lejos de ser placenteras, pueden llegar a lastimar a la mujer. Un buen consejo es mantener buena comunicación con tu pareja y preguntar de qué manera le gusta a ella que la penetres. Tratar de abarcar todas las paredes vaginales es muy buena técnica, más si te colocas por un tiempo en la pared anterior (donde se localiza el punto G).
Independientemente de cuales sean las mejores técnicas sexuales, saber los puntos placenteros y no placenteros propios y de la pareja, es la mejor arma para asegurar una vida sexual exitosa en pareja.
--> Leer más...

martes, 6 de septiembre de 2011

MI NOVIA NO LUBRICA

MI CHAVA Y YO NO PODEMOS TENER RELACIONES PORQUE ELLA NO LUBRICA. ¿SERÁ QUE NO LOGRO EXCITARLA? Y ES QUE CADA VEZ QUE INTENTO PENETRARLA, ME DUELE HORRORES Y SE ACABA EL ENCANTO. Y AUNQUE HEMOS PROBADO ALGÚN LUBRICANTE, NADA. ¿QUÉ SE SUPONE QUE TENGO QUE HACER?

Puedes empezar por tranquilizarte y dejar de pensar que tú eres la causa de la falta de lubricación de tu novia y el responsable de su incapacidad para excitarse.
Para que puedas entender esto mejor, valdría la pena que conozcas porqué pasan estas cosas:
La disminución o ausencia de excitación es un problema frecuente en las mujeres. Se caracteriza por el fracaso de la respuesta sexual femenina, la cual consta de lubricación vaginal, tumefacción vaginal, tensión muscular pélvica, aumento de la frecuencia cardiaca y respiratoria, entre otras.
Por lo general la falta de excitación no se da sola o aislada, frecuentemente se acompaña de falta de deseo y dificultad para alcanzar el orgasmo.
Las mujeres que tienen conflicto en la excitación pueden estar teniendo problemas (psicológicos o biológicos) o lesiones que influyan en la vaso dilatación y la vaso congestión pélvica.
Biológicamente, la excitación es un resultado de la respuesta vascular y neurológica. Si se afecta alguno de estos sistemas, habrá problemas con la lubricación. Puede ser por enfermedades como diabetes o esclerosis múltiple. Otra causa es hormonal, donde si disminuye el estrógeno, la resequedad vaginal aumenta, lo que explica este trastorno en la menopausia y la lactancia.
Ahora, entre los factores psicológicos (más comunes) están sensaciones y sentimientos indeseables, producto de la educación sexual: Duda, culpa, miedo, vergüenza, ansiedad, conflictos, tensión, irritación, resentimiento, tristeza, hostilidad con la pareja y educación sexual restrictiva.
Investigar las razones por las que tu novia no se excita puede ser más fácil de lo que te imaginas. Si empiezas por comunicarte con ella, estarás ya dando un gran paso. De esta manera ella puede manifestar las causas que la tienen incómoda, y así, dirigir en alguna dirección la solución del problema.
Si encuentras alguno de los factores antes mencionados, la mejor manera de ayudarla es consiguiendo ayuda profesional, con un psicólogo o sexólogo, de manera individual o como terapia de pareja.
Cabe la posibilidad que el problema sea su dinámica sexual en pareja. Tal vez no la estimulas adecuadamente, o no hay una óptima comunicación sexual. Si este es el caso, aprovecha la oportunidad para explorarla, estudiarla y aprender cuáles son sus zonas más y menos excitables, de esta manera podrán los dos, incrementar su creatividad sexual, optimizando los encuentros eróticos.
--> Leer más...